post

Que la depilación definitiva es “el mejor dinero invertido en belleza” es la frase más repetida en verano, pero si aún no lo has descubierto por ti mism@, es en otoño cuando, realmente merece la pena empezar un tratamiento.

Estas son las reglas de oro si quieres dar la bienvenida a la comodidad de no tener que depilarte más.

  • Acude a un centro especializado con personal cualificado y con experiencia.
  • Realiza una prueba gratuita en las zonas que estés interesada y comprueba su trato y resultados.
  • Mantén una piel sana e hidratada específicamente para el tratamiento que realizas.
  • Se constante y verás cómo los resultados, no solo llegan pronto, sino que también se mantienen.
  • Informa de cualquier medicación que puedas tomar de forma puntual o continuada para su valoración y tu seguridad.
  • Realiza las sesiones en las fechas indicadas por el profesional que te trata, porque ni todas las zonas evolucionan igual ni todas las personas somos iguales.

Y si bien es cierto que los “milagros no existen” este verano puedes ser tú el que hable del estado de su piel como si lo pareciera:

Sin vello, más suave, sin poros ni puntitos visibles bajo la piel y con un tono más uniforme. Por no hablar del estante vacío del baño en el que antes había una batería de artilugios, cuchillas y cremas depilatorias propias de la tortura que se sufría en la Edad Media…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *