Perder peso o mantener el que tienes no pasa por llenar tu nevera de alimentos raros o de esos a los que no te acercas ni por equivocación, porque no te gustan y punto.

Todos estamos de acuerdo en que algo de nuestra alimentación debe cambiar para obtener resultados y mantenerlos, pero esos cambios deben ser sostenibles en el tiempo y para ello el dietista debe hablar contigo, conocerte y además de eliminar los hábitos no saludables introducir otros que te hagan sentir feliz por adoptarlos.

Estos son algunos de los que recomendamos y porqué.

¿Quién te dijo que dejar de comer patatas de bolsa era fácil?

La combinación de hidratos de carbono y grasas activa los sistemas de recompensa en cualquiera de nosotros y si te gusta “a morir lo salado” serán tu perdición. Aunque no se conoce cuál es exactamente el componente que desencadena este gusto desmedido…

La fuerza de voluntad se trabaja y desintoxicar nuestro organismo de productos que crean adicción por su contenido en grasa y azúcares a nivel emocional requiere concienciación y tirar todo alimento no saludable que esté almacenado en casa.

Aquí no cabe el poco a poco.

 

Qué comer para perder peso

Tomar una bolsa de 45 gramos de patatas equivale a un sándwich con dos lonchas de jamón y lechuga – tentempié de media tarde que te saciará y aportará energía.

Beber litro y medio de agua al día y no morir ahogado

Si quieres perder peso y eres de los que piensa que el agua es solo para los peces te cuento que, entre sus muchas funciones para mantener la vida, está la de ayudar a eliminar sustancias de desecho.

Y que hay alimentos que contienen agua en gran cantidad, como la fruta, la verdura y algunos lácteos (como el yogur o el queso fresco). Así que no todo son vasos de agua.

El agua sería la bebida más recomendable y por supuesto que se puede tomar durante las comidas… Justo antes, como truco para comer menos o durante, porque no influye en la digestión.

Pero si lo que necesitas es un empujoncito extra para convencerte de la necesidad de tomar líquido, entre vaso de agua y vaso de agua, a mí descubrir el té matcha japonés y sus propiedades me ayudaron a encontrar ese momento entre debo tomar líquido y disfruto tomándolo.


Además, favorece que las grasas se quemen más rápidamente y ayuda a mantener la calma, fundamental durante las dietas de pérdida de peso, conservando la concentración.

Anímate a adoptar pequeños cambios saludables y ya me dirás cómo te sientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *