Trucos navidad

Que las fiestas engordan en un hecho, pero por ello no pienso dejar de disfrutar de la comida. “Sólo tengo que aplicar unos truquitos de sentido común y no dejarme llevar”.

Este es mi mantra. Largo, ya se… pero cada una de nosotras inventamos el que nos funciona mejor y esto es lo que haré yo estas fiestas.

Idea general del mes

  • No saltarme ninguna comida – incluido el desayuno, que es vital para comenzar el día, activar el metabolismo y producir “gasto”. No desayunar es un error muy común y todas lo hemos aplicado alguna vez para compensar, pero sólo conseguimos que nuestro cuerpo se ponga en el famoso “modo ahorro”.
  • Ir a todos los sitios caminando – ¡Sí, es posible!, cansa un montón al principio, por la falta de costumbre, pero ayudará a regular el metabolismo para que, incluso, gaste más cuando estés en descanso. En esta web puedes calcular cuántas calorías llegarás a perder, señalando tu peso y el tiempo que caminas al día. Me gusta motivarme…

Al lío. Primera quedada para celebrar…

Ponerme bonita y sentarme a la mesa para celebrar que estoy con mi gente – y ver toda esa comida y bebida inundandolo todo… Pues, aplico mi mantra

  • Servirme una copa de vino y otra de agua: alternar ambas evitará que tome demasiadas calorías vacías provenientes del alcohol, que nos regala la friolera de 7 calorías por gramo, o lo que es lo mismo, unas 200 cal por copa – en cristiano, un donut.
  • Comenzar la comida con un caldo o una crema en un bol pequeño – las vajillas modernas presentan un plato hondo, donde sin problemas, puedo hacerme unos largos y saltarme la piscina esa semana… así que, dos cucharones de servir, son suficientes. Conseguirá que no tome demasiada cantidad de los siguientes platos.
  • Escoger pescado frente a carne – si es posible claro, no te niegues a probar la carne de tu abuela o serás presa de una terrible maldición durante todo el año… ¡Ah! Y del pan paso, sí o sí.

¿Cómo lo ves de momento? Muy asumible, ¿verdad? Pues échate a temblar que llegan los postres y la verdad más absoluta.

Fiestas dulces navidadNo existen los dulces navideños que no engordan. Olvídate de esos que ponen “si azúcar añadido”, “sin azúcar” o aún peor “light”, porque tienen la misma grasa que “los normales”.

  • Lo que sí existe es mi fuerza de voluntad para tomar el pedazo justo y no enloquecer, porque el mes es muy largo y pienso seguir tomando dulces.

Una infusión funcional para terminar…o seguir la fiesta más tarde.

  • Para mí, la perfecta es la de té verde porque le da un empujoncito a la digestión de las grasas y gracias a su poder excitante evita que el sopor llegue a mi sobremesa en el peor de los momentos. Totalmente prohibido echar una cabezadita después de comer. Charlar, reír y disfrutar de la compañía

Y, por último, si quieres probar algo más fuerte incluso que los mantras de motivación, te cuento que parece ser, por lo que he leído, que oler aceite esencial de vainilla controla las ganas de comer dulce…No sé, yo tendría que ponerme un algodón en cada fosa nasal, pegados con cinta aislante, para evitar ese pensamiento.

Pero quien sabe, el aceite de vainilla puede ser tu mantra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *